Inicio Facebook Twitter RSS Contáctame

lunes, 12 de septiembre de 2016

| | 0 comentarios | Read More

Mi libro sobre el Tinnitus: El Santo Zumbido



Estimad@s amig@s, les comento que finalmente el libro que estaba escribiendo sobre mi experiencia con el tinnitus musical, y que lo mencionara en un post anterior, ya está terminado e incluso inscrito en el 3° Concurso Literario de Autores Indie organizado por Amazon. El libro se encuentra publicado en la plataforma de Amazon como libro digital (verlo aquí), y desde allí permite darle una ojeada a la Introducción y a las primeras páginas del mismo.

Los libros digitales suelen tener un precio de venta mucho más bajo que los impresos, y en el caso del mío es de US $7.00 ( €6.25 en Europa, $130.15 en México –pesos). Además de la evaluación que realiza el jurado en base a diversos criterios, las posibilidades del concursante aumentan si el libro es comprado y/o prestado más veces. En tal sentido, mucho estaré agradecido si alguno de Uds. se animara a adquirirlo. Una vez comprado el libro, para leerlo solo se tiene que descargar la app gratuita de lectura Kindle (que es de Amazon) e instalarla ya sea en PC, laptop, tablet o Smartphone.


Gracias desde ya por su apoyo.

.

miércoles, 6 de julio de 2016

| | 0 comentarios | Read More

Tratamientos para el Tinnitus 3/3: Terapias alternativas



En este tercer  post describiré las principales terapias alternativas existentes a la fecha para el tinnitus (subjetivo y constante).

A pesar de que para la mayoría de estas terapias la ciencia aún no ha podido explicar cuál es el mecanismo por el que actúan y logran su efecto terapéutico, es un hecho confirmado y reportado por los mismos pacientes, que dichas terapias ofrecen muchos beneficios para enfrentar el tinnitus, ya sea aliviando sus molestias o inclusive, en algunos casos específicos, desapareciéndolas durante un período moderado de tiempo.


Terapias alternativas

Aparte de los abordajes médicos convencionales (alopáticos), también existen los de tipo alternativo basados tanto en la llamada medicina holística, la osteopatía, o la homeopatía, que involucran el uso de terapias con productos y medicamentos naturales, así como la aplicación de terapias orientales y diversos métodos de sanación (ver cuadro).



Las diversas formas de acupuntura incluyen a la acupuntura china, la electroacupuntura y la acupuntura alemana (llamada también Terapia Neural).

La acupresión, según algunos testimonios puede ayudar a disminuir la frecuencia y la intensidad del tinnitus.

La auriculoterapia, desarrollada como disciplina médica por el Dr. Paul Nogier, utiliza la manipulación o estimulación (manual, eléctrica o térmica) de puntos específicos en la oreja, para lograr restablecer el equilibrio en alguna zona del organismo que pudiera estar perturbada*. En el caso del tiniitus,  sería la actividad neuronal la que estaría alterada, produciendo un ruido o sonido excesivo por encima de lo normal. Esta terapia se basa en las conexiones que existen entre el pabellón  auricular  y  el  Sistema  Nervioso  Central.  Así  pues,  en  sus pliegues y cartílagos, existe una correspondencia con diversos órganos de nuestro cuerpo, constituyéndose entonces en una organización somatotópica (un mapa reflejo o tablero de comando), que para fines de diagnóstico y tratamiento, es mucho más precisa que la que se encuentra en las manos o en los pies, y tratándose del tinnitus además, mucho más directa y cercana, por estar localizada la oreja en la misma cabeza.

Los métodos de sanación con las manos incluyen al Reiki, Mahikari, Johrei, etc. Entre las otras formas de sanación física o espiritual se incluye a la llamada Bioneuroemoción (o Biodescodificación).

El sauna puede aliviar las molestias del tinnitus al proporcionar relajamiento y reducir el nivel de estrés.

La técnica del tambor para tratar los acúfenos consiste en realizar pequeños golpes con los dedos índices por debajo del cráneo.

En la azufreterapia se utilizan barras de azufre en la zona externa del oído.

El estiramiento músculo-articular involucra la práctica de ejercicios suaves, lentos y mantenidos, a fin de preparar los músculos y articulaciones para un mayor esfuerzo o un mayor rango de movimiento.

Por su parte, el ejercicio físico voluntario puede en algunos casos, lograr modular el tinnitus y alcanzar la habituación o desaparición de los síntomas, además de mejorar la circulación sanguínea y así contribuir a reducir la presión arterial.

La terapia de tiro con arco (es decir practicando el tiro con arco y flecha) también es utilizada para tratar los acúfenos por su efecto beneficioso contra el stress.

Las terapias herbales se llevan a cabo en base a plantas medicinales o sus derivados, pudiéndose mencionar los siguientes: Ginkgo Biloba (que incrementa el flujo sanguíneo hacia la cabeza), Actaea Racemosa (Black Cohosh), Ligustrum, Vinpocetine, Hidrastis (Goldenseal), Ginseng Indio, raíz de Pueraria lobata (Kudzu), semillas de Sésamo (ajonjolí), semillas de Girasol, mate de Hiedra terrestre (usando las flores y las hojas), etc.

Entre los remedios caseros utilizados para el tinnitus se encuentra por ejemplo la “cura del ajo” (el ajo es una agente reductor eficaz contra la presión alta), o el uso local del corazón de la cebolla como antiinflamatorio.

También hay remedios homeopáticos para tratar el tinnitus, como por ejemplo, el TinnaRex.

La terapia craneosacral o sacrocraneal es un tipo de terapia manual.

Terapias en base a cambios en la dieta también suelen ser muy recomendadas para casos de tinnitus, e involucran: mayor consumo de alimentos que contengan antioxidantes (o la adición de antioxidantes en pastillas), alimentos que posean gran cantidad de grasas no saturadas (p.e. el pescado), cereales, semillas, frutas frescas, verduras, frutos secos, alimentos que contengan omega 3, dieta de exclusión / sustitución (para tratar intolerancias alimentarias como la histaminosis alimentaria no alérgica – HANA-), dieta de adenosina (para favorecer la circulación); menor consumo de chocolate (sobre todo del que no es negro u oscuro), sal, grasas saturadas, reducción tanto de edulcorantes artificiales como de algunos compuestos químicos (como el Cloruro de sodio, la Glucosa, o el Glutamato monosódico), dieta cetogénica (baja en hidratos de carbono), menor consumo de azúcar en general; y evitar el café, el té, el alcohol, y el cigarrillo.

Los suplementos vitamínicos más recomendados para los acúfenos son: vitaminas del grupo B (pe. tiamina, niacina, B6 y especialmente la B12), vitamina E (p.e. E1000), vitamina A, vitamina C, etc.; y los alimentos que los contengan. El suplemento denominado Coenzima Q10, es una sustancia similar a la vitamina E. Entre los suplementos de minerales se encuentran el magnesio, el zinc, etc.; y los alimentos que los contengan. Dos de los neurotransmisores de suministro oral utilizados para el tinnitus son la Glicina y la Taurina.

La terapia con aceite esencial Helichrysum, o bien aceite de oliva, se lleva a cabo mediante la aplicación de gotas en el oído. Util especialmente para el tinnitus causado por inflamación.

Las velas auriculares, también son llamadas velas (o conos) para oídos.

Las terapias en base al extracto de cítricos (llamados bioflavonoides), se considera que tienen la capacidad de abrir las vías cocleares. Entre los cítricos utilizados son: el limón, la naranja, la lima, la toronja, el arándano, entre otros.

Las terapias basadas en la bioenergética o la llamada sintergética, involucran tanto métodos convencionales como alternativos (entre ellos por ejemplo, la medicina tradicional china, la de la india, etc.), pero desde una perspectiva integral.

Una forma de fisioterapia aplicada al tinnitus es la magnetoterapia sin electrodos, que utiliza la energía electromagnética de manera no invasiva a través de un pequeño aparato que puede ser portátil. Lo que se busca es favorecer la regeneración de los tejidos dañados, mejorar el metabolismo celular, y la circulación sanguínea en el oído.

Finalmente, se suele recomendar el seguimiento y práctica de filosofías o corrientes de pensamiento que en general enfaticen en el aspecto espiritual de las personas, incidan en tomar la vida con una actitud más positiva, promuevan la escucha de la propia voz interior, y/o busquen el mantener en equilibrio el flujo energético, por ejemplo a través del alineamiento de los chakras. La famosa escritora Louise L. Hay por ejemplo, en varios de sus libros ofrece alternativas de este tipo para enfrentar los acúfenos.


* El Dr. Nogier utilizó las agujas de acupuntura como medio de manipulación manual.

Nota: muchas de las indagaciones realizadas en torno a los tratamientos descritos aquí, han tenido como punto de partida los enlaces y publicaciones que ha venido compartiendo desde hace mucho, Cándido Matiauda a través de su grupo “Juntos Venceremos el Acúfeno”, por lo cual le estoy muy agradecido.




miércoles, 29 de junio de 2016

| | 0 comentarios | Read More

Tratamientos para el Tinnitus 2/3: Otros abordajes




En esta serie de 3 post describiré los principales tratamientos para el tinnitus (subjetivo y constante), existentes a la fecha, tanto dentro de la medicina tradicional como de la medicina alternativa. Se podría decir que prácticamente todos ellos han tenido un éxito relativo, pues su efecto ha sido temporal, y con grados de mejoría muy variables.

Aparte de las terapias de sonido existen otras alternativas de tratamiento a las que a veces se suele recurrir dentro de la llamada medicina tradicional (ver cuadro).


                       

El tratamiento con láser busca estimular circuitos funcionales y sistemas reguladores que inciden en la mejoría de las microestructuras afectadas; y asimismo, renovar y fortificar la energía de las células del oído. Uno de los productos más conocidos es el TINNImed.

En algunos casos, el tratamiento del tinnitus supone la realización de cirugías en el oído, las cuales suelen aplicarse como último recurso, y solo en casos de tinnitus grave. Un ejemplo de esto es el implante coclear, que se usa en algunos pacientes que sufren de tinnitus y pérdida auditiva, buscando de esta manera restablecer una señal eléctrica que estimule directamente al nervio auditivo y logre que el paciente perciba sonidos externos con normalidad, enmascarando así su tinnitus a la vez que se producen cambios en sus circuitos neurales. Otra forma de cirugía es el corte del nervio auditivo, sin embargo esta práctica no siempre ha traído consigo la desaparición del tinnitus en los pacientes.

También puede darse el caso de requerirse un procedimiento quirúrgico para extraer un tumor o malformación vascular cercana al oído.

Otro método es el biofeedback (biorretroalimentación), que abarca una amplia gama de métodos según la función del organismo que se desee controlar. Un tipo de biofeedback es el Neurofeedback (Neurorretroalimentación) que se basa en el registro y evaluación de la actividad eléctrica del cerebro, con el fin de que el paciente aprenda cómo modificar y optimizar algunos parámetros o procesos de la actividad cerebral.
  
Existe también un nuevo tratamiento que consiste en la colocación de un parche detrás de la oreja. El producto es producido por Akloma BioScience y recibe el nombre de Antinitus Patch. Debe ser colocado un parche por día, durante tres semanas.

Otra forma de enfrentar el tinnitus es llevando a cabo un tratamiento contra alguna alergia que lo pudiera estar ocasionando.

Por último, se puede mencionar a la termoterapia, que se realiza mediante la aplicación de calor a través de radiación infrarroja, parafina, etc.


Psicología, neurología y psiquiatría

Es un hecho que cuando el sistema límbico (el relacionado con nuestras emociones), se ve involucrado (activado), entonces el tinnitus se convierte en un problema serio, y es muy necesaria y útil la intervención de un psicólogo, psiquiatra o neurólogo. Aquí algunos abordajes:

- Terapias para reducir el estrés, la depresión o la ansiedad,
  cuando alguna de ellas ha sido identificada como causa del
  tinnitus.

- Terapia Cognitivo Conductual, que busca corregir los
  comportamientos inadecuados, así como las creencias
  incorrectas o irracionales que pudiera tener el paciente en
  relación al tinnitus y a su condición en general.

- Terapia psicológica conocida como Mindfulness (conciencia
  plena o bienestar mental), basada en la Meditación Budista.

- Herramientas utilizadas por la PNL (Programación
  Neurolinguística), como el denominado “Reencuadre”,
  que busca que el paciente interprete su realidad de una
  manera diferente, aprendiendo de cada experiencia.

- Tratamiento neurológico o psiquiátrico ante cualquier
  enfermedad subyacente que pudiera estar originando el
  tinnitus.


Medicamentos

Los tratamientos farmacológicos  utilizados para el tinnitus son muy diversos, y su efectividad es también muy variable.

En general los medicamentos utilizados se encuentran dentro de los antiarrítmicos, anticonvulsionantes, antidepresivos,  antiglutamatérgicos, dopaminérgicos, antiinflamatorios, anestésicos, antihistamínicos, las benzodiacepinas, los diuréticos, corticoides, anticoagulantes, anticolinérgicos, antibióticos, vasodilatadores, protectores neuronales, ansiolíticos, antipsicóticos, anti-mareos, productos herbales (ver más adelante), suplementos vitamínicos y minerales (ver más adelante), etc.

También es habitual el  tratamiento con Melatonina, una hormona sintetizada en laboratorio, y utilizada como medicamento para regular el ciclo del sueño y combatir la depresión. Otro medicamento habitual es la Vincamina, derivado de una planta, que favorece la circulación cerebral y es además hipertensivo. El suplemento conocido como Coenzima Q10, también ha demostrado ayudar en el tratamiento del tinnitus al favorecer la circulación sanguínea del aparato auditivo, entre otros beneficios. El uso de sustancias reológicamente activas también ha dado resultado en algunos pacientes, siendo efectivo en el tratamiento de traumas acústicos.

Entre los medicamentos para los acúfenos se incluyen también a aquellos que son prescritos como parte del tratamiento de alguna enfermedad (sea de tipo neurológica, psiquiátrica o de otra índole) que tuviera como uno de sus síntomas al tinnitus.

Es importante tener en cuenta que, así como en cualquier otro tipo de desorden o patología, su administración debe ser llevada cabo con mucho cuidado, siendo previamente evaluada y prescrita por un especialista, dado que existen medicamentos que podrían agravar la condición del paciente, si resultasen ser ototóxicos o generasen efectos secundarios no deseados o adversos.


De seguimiento general

Como complemento para cualquiera de los tratamientos anteriores se puede mencionar a la Consejería, la cual es llevada a cabo por un especialista con el fin de ayudar al paciente a superar el stress, la depresión, y la desconcentración que le esté provocando el tinnitus. En ese sentido el objetivo de este tipo de consejería no está centrado en eliminar el tinnitus, sino en ayudarle a la persona a lidiar con él. Una de las formas más frecuentemente utilizadas es la Terapia Cognitivo Conductual que busca, como ya se mencionó anteriormente,  corregir los comportamientos inadecuados, y las creencias irracionales del paciente en relación al tinnitus. Independientemente de la causa que pudiera estar detrás, resulta muy importante para el paciente entender cómo es que se produce el tinnitus y por qué se manifiesta de esa manera.




Nota: muchas de las indagaciones realizadas en torno a los tratamientos descritos aquí, han tenido como punto de partida los enlaces y publicaciones que ha venido compartiendo desde hace mucho, Cándido Matiauda a través de su grupo “Juntos Venceremos el Acúfeno”, por lo cual le estoy muy agradecido.


Enlaces relacionados:

- Tratamientos para el Tinnitus 1/3: Terapias de sonido

- Tratamientos para el Tinnitus 3/3: Terapias alternativas
- Tinnitus: Tratamientos en investigación

. 

viernes, 24 de junio de 2016

| | 6 comentarios | Read More

Tratamientos para el Tinnitus 1/3: Terapias de sonido




En esta serie de 3 posts describiré los principales tratamientos para el tinnitus (subjetivo y constante), existentes a la fecha, tanto dentro de la medicina tradicional como de la medicina alternativa. Se podría decir que prácticamente todos ellos han tenido un éxito relativo, pues su efecto ha sido temporal, y con grados de mejoría muy variables.


Terapias de sonido


Son los tratamientos que mejores resultados han dado hasta la fecha y consisten en la realización de una terapia de reentrenamiento sensorial (sonoro) a través del cual el oído pueda dejar de notar la presencia del tinnitus ya sea por enmascaramiento o por habituación (ver cuadro).



La Terapia de Reentrenamiento al Tinnitus fue desarrollada por el neurofisiólogo Pawel Jastreboff, y es conocida como TRT (Tinnitus Retraining Therapy / Terapia de Reentrenamiento al Tinnitus). Utiliza el ruido blanco o rosa, pero administrado sin que cubra el sonido del tinnitus, a fin de lograr la habituación del paciente a su presencia. Esta terapia sonora involucra simultáneamente sesiones de consejería,  pues el objetivo principal es lograr dicha habituación influyendo en el sistema límbico (aquel que procesa nuestras emociones), y de esta manera entonces, activar la plasticidad neuronal para revertir el problema.

The Tinnitus Relief System (Sistema de Alivio del Tinnitus) es una terapia similar a la anterior pero que utiliza sonidos de la naturaleza combinados con música y ruido blanco.

La Terapia Sonora Secuencial (TSS), al igual que la TRT, utiliza el ruido blanco, pero pasando de manera gradual desde un enmascaramiento hasta una habituación.

El enriquecimiento Sonoro es una práctica que consiste en rodearse progresivamente de sonidos ambientales, sean estos naturales u obtenidos a través de medios electrónicos. Para casos de tinnitus leve o moderado, una forma de enmascararlo durante la noche (al dormir), es a través de generadores de sonidos ambientales para mesa, que se pueden colocar cerca de la cama. Dentro de esta categoría podría inscribirse la terapia de descanso auditivo propuesta por Otín Lucas, a la que ha denominado Terapia SOL.

La Terapia de Sonido (Musical) por su parte, utiliza música clásica especialmente filtrada.

También existe una terapia de sonido que utiliza la música clásica (con algunas frecuencias alteradas, siguiendo los hallazgos del Dr. Alfred Tomatis), combinada con la administración de varios suplementos antioxidantes para el oído como: la Ginkgo Biloba, el ajo, el zinc, vitaminas (A, C y E), extracto de semilla de uva, extracto de corteza de pino, curcuminoides (un componente derivado de la raíz de la cúrcuma), etc. Estos suplementos pueden limpiar las células y nervios auditivos de los radicales libres, los cuales impiden que dichas células puedan reponer nutrientes importantes tras una sobre exposición a ruido.

El enmascaramiento sonoro busca cubrir el sonido del tinnitus mediante la escucha de otro sonido, que puede ser por ejemplo, el ruido blanco.

El programa Neuronomics es una terapia para el tinnitus que utiliza un pequeño dispositivo que emite una música específica relajante, combinada con un estímulo neural acústico (un sonido de banda ancha similar al ruido blanco, que abarca todo el espectro auditivo). Una variante de este programa es el dispositivo creado por Timothy Seaton y llamado Tinnitus Terminator.

El dispositivo SoundCure Serenade es un método desarrollado a partir de investigaciones llevadas a cabo en la Universidad de California en Irvine. Utiliza el llamado S-Tone (un sonido agradable de baja frecuencia), que debe ser escuchado a un volumen menor que el tinnitus. Según sus distribuidores, este tratamiento acústico puede llegar a eliminar rápida, completamente y por tiempo prolongado, la percepción del tinnitus en algunos pacientes.

Desde otra perspectiva, la Terapia de sonido (ambiental, ruido blanco o música*) con muesca utiliza también sonido ambiental, ruido blanco o música editada, pero en la que se le ha eliminado intencionalmente la frecuencia que coincide con aquella del tinnitus, a fin de lograr la habituación y la eventual desaparición de su percepción. Se basa en algunos principios de la psicoacústica.

Otra forma de tratamiento consiste en una estimulación sonora preparada adecuadamente con sonidos de determinadas frecuencias (altas p.e.), con el fin de propiciar el aumento de la inhibición en una determinada población de células nerviosas, consiguiendo así suprimir algunos tipos de tinnitus.

La Terapia de Discriminación Auditiva (TDA) busca, también a través de la estimulación sonora, aumentar la respuesta cortical (de áreas específicas) a determinadas frecuencias de sonido, que correspondan a un daño coclear y que hayan provocado una representación tonotópica cortical incorrecta. Esta terapia también busca reducir la respuesta de ciertas áreas corticales cercanas, que pudieran estar sobreexcitadas.

También se han diseñado equipos de ayuda auditiva (audífonos para sordera), que incluyan a la vez un sonido enmascarador (como ruido blanco p.e.), para ser utilizado por aquellas personas que padecen de pérdida auditiva y tinnitus a la vez. Un producto de este tipo es el llamado Xino Tinnitus.

La terapia de sonido Widex Zen es un abordaje que utiliza un programa de música relajante (llamado Zen), basado en tonos fractales (impredecibles). Está diseñado para pacientes de tinnitus con pérdida auditiva.

El auto-tratamiento conocido como Mutebutton es un equipo de uso personal que combina una terapia de sonido vía audífonos, con una estimulación eléctrica suave transcutánea a través de la lengua, mediante un aparato intra-oral. Está dirigido a tratar el tinnitus causado por pérdida auditiva, ya sea debido a la edad o por exposición a ruido.

La aplicación (app) para iPad y iPod, denominada Levo System, que ha sido desarrollada por la empresa Otoharmonics, y que utiliza el principio de habituación para poder reducir la percepción del tinnitus. La aplicación “mapea” el sonido que el paciente está escuchando y luego genera una terapia en base a dicho sonido. Esta terapia será entonces la que el paciente deberá seguir durante las noches.


Finalmente se puede mencionar el dispositivo Finhol Tinnitus Help, que mediante el uso de una señal acústica busca combatir el tinnitus causado por el estrés. Los niveles de estrés son detectados a través de sensores para el dedo indice y pulgar, que captarían la actividad en el Sistema Nervioso Autónomo el cual reacciona de acuerdo a las situaciones extremas buscando regularlas.



* En el caso de música, se le conoce como Terapia de Música con Muesca, o en inglés, Notched Music Therapy. Basada en este método y en fecha reciente (2014), la empresa alemana Sonormed ha desarrollado la aplicación web llamada Tinnitracks, que se espera pronto esté disponible también para smartphones.

Nota: muchas de las indagaciones realizadas en torno a los tratamientos descritos aquí, han tenido como punto de partida los enlaces y publicaciones que ha venido compartiendo desde hace mucho, Cándido Matiauda a través de su grupo “Juntos Venceremos el Acúfeno”, por lo cual le estoy muy agradecido.


Enlaces relacionados:

- Tratamientos para el Tinnitus 2/3: Otros abordajes

- Tratamientos para el Tinnitus 3/3: Terapias alternativas
- Tinnitus: Tratamientos en investigación

.





lunes, 4 de abril de 2016

| | 0 comentarios | Read More

Mi temprana reconciliación con el Tinnitus: cómo logré vivir con él sin sufrir






























He postergado muchas veces el escribir acerca de cómo fue que el tinnitus, a pesar de percibirlo de manera intensa, dejó de ser un problema para mí desde hace mucho tiempo. Y esta postergación no se ha debido a la falta de tiempo o de interés, sino básicamente a la dificultad para describir lo experimentado con el tinnitus sin que a la vez resulte simplista o inclusive ofensivo para aquellos que todavía sufren con su presencia.

He decido finalmente hacerlo, pues creo ahora que a pesar de ese riesgo, debería compartir mi experiencia con la mayor cantidad de personas posibles, en especial con aquellas que viven atormentadas y están buscando terminar con ese sufrimiento. Espero pues que este post pueda ser entendido en su justo sentido y espero también que a más de uno le pueda servir. A continuación expongo mi caso de la manera más sintetizada que me ha sido posible:

Soy músico con estudios de jazz y concentrado posteriormente en las tradiciones musicales de Oriente (tanto de Asia, Africa del Norte como de Europa del Este). Tras un accidente acústico sufrido en 1992 en un estudio de grabación, la hiperacusia y el tinnitus constante hicieron su aparición en un nivel moderado. Sin embargo fue en el 2006 que, por diversos acontecimientos (siempre asociados a ruidos intensos), mi situación empeoró tanto en la hiperacusia como en el tinnitus, convirtiéndose en un infierno.

A fines del 2006 tuve que iniciar un período de encierro voluntario, con una sensibilidad extrema y un tinnitus con intensidad al tope. Conforme pasaban los días el tinnitus fue diversificándose, apareciendo cada vez más y más sonidos (pueden ver una lista de ellos aquí). La sensación fue aterradora en ese entonces, tanto por el sonido en sí como por el hecho de no saber de dónde provenían, si eran reales o me los estaba imaginando. Pasé días de mucha desesperación, e incluso la idea del suicidio rondó por mi cabeza. No fue hasta varias semanas después que, gracias a algunos artículos a los que tuve acceso, supe que todos esos sonidos que estaba escuchando eran característicos en el tinnitus, y que no era que estuviera mal de la cabeza. Uno de los aspectos que saqué en claro, es que el tinnitus representaba el sonido de la actividad neuronal del cerebro, constituyéndose así en uno de los tantos sonidos que produce el organismo, y que por alguna razón algunas personas llegamos a percibir con mayor intensidad. Diversos experimentos que se han realizado en cámaras anecoicas (insonorizadas) demuestran que incluso personas sin problemas auditivos llegan a percibir esos sonidos que conocemos como tinnitus, si tan solo permaneciesen en ambientes cerrados por algunos pocos minutos. Es pues un sonido fisiológico, propio de nuestro cerebro. Ver aquí (bajo el subtítulo: “El significado del sonido del acúfeno”), un interesante artículo del Dr. Hazel donde hace referencia a uno de los experimentos más clásicos sobre el particular, y establece sus implicancias en relación al tinnitus.

El saber esto me proporcionó cierta calma y serenidad, pero no significó que ninguna manera que la perturbación que me generaban esos sonidos desapareciera, menos aún habiendo leído que no existía cura para este fenómeno auditivo.

Pasaron unas semanas más y ya estando en el 2007 comencé a darme cuenta recién que muchos de los sonidos que escuchaba no eran estables, es decir, que cambiaban de altura, como si en un instrumento musical se cambiara de una nota a otra. Esto me llamó mucho la atención y pensé entonces que quizá podía intentar registrar esos sonidos en un pentagrama, para ver cómo es que se comportaban realmente, que patrones seguían. El iniciar este proceso en abril de ese año, me llevó finalmente a desentrañar la musicalidad presente en el tinnitus.

Lo que siguió después fue algo totalmente opuesto a lo que meses atrás hubiera siquiera imaginado. En lugar de querer olvidarme del tinnitus, de buscar que éste desapareciera de alguna forma (distrayéndome, tomando alguna pastilla, etc.), lo que hice fue volcarme hacia él, comenzar a escucharlo a cada momento y con gran detenimiento tratando de captar y registrar hasta el más mínimo detalle y cualquier nuevo elemento que apareciera en él, no importando la hora que fuera, bien de día, de noche, o de madrugada. Gran parte de lo que escuchaba y escribía eran sonidos que se desarrollaban como frases melódicas, pero incluso aquellos que eran sonidos continuos adquirían una función musical dentro del conjunto.

Al comienzo todos los sonidos que iba registrando, tenían un carácter marcadamente triste o sombrío, eran bastante extraños, y algunos incluso siniestros. Pero casi a finales de ese mes de abril sucedió algo inesperado, desperté  escuchando una melodía alegre, llena de vitalidad y muy esperanzadora, que me hizo sentir un gran regocijo y una felicidad inexplicable. Para mí fue como una señal, un aviso de que algo bueno estaba por venir. Lo asumí en ese momento como una experiencia sobrenatural, como una experiencia extática muy sutil y breve.


Mi afán por registrar el tinnitus continuó con más entusiasmo aún, tras esta anécdota. Llegué a realizar más de 100 registros en el pentagrama entre Abril del 2007 y Mayo del 2008. Pueden escuchar más abajo, una simulación de cómo sonaba uno de los primeros registros realizados en esa época (el sonido que se escuchará es bastante suave y está a bajo volumen...no implica ningún riesgo para el oyente):





(se trata de un sonido arpegiado que se repetía de manera continua, y lo escuchaba en el oído derecho, teniendo un sonido semejante al de campanillas)


Por ese tiempo (2008) me di cuenta que poco a poco varios de los sonidos del tinnitus iban desapareciendo, a la par de que iba cediendo también mi severa hiperacusia. En la actualidad sigo aún realizando los registros pero de una manera más espaciada y solo cuando noto que hay algún sonido o algún patrón distinto a los ya escuchados hasta la fecha.

Gracias a este proceso de acercamiento deliberado hacia los sonidos del tinnitus, legué a sentir el tinnitus como algo muy mío, muy interrelacionado conmigo mismo, como si fuera una parte intrínseca de mí. Me acostumbré tanto a su presencia, que en las noches me entretenía escuchándolo, y tratando de identificar a cuál de los registros correspondía, al N° 12, al N°6”, etc.; y si por ahí escuchaba un sonido nuevo, me ponía inmediatamente a escribirlo. Era muy frecuente que en las noches, tras ir a la cama, comenzara a hacer ritmos con los dedos en torno a sus sonidos, y a veces incluso que me quedara dormido escuchándolos. Actualmente, tengo momentos en los que el tinnitus se vuelve muy intenso (generalmente a causa de ruidos fuertes), y algunos sonidos que escuchaba antes vuelven a aparecer, como este por ejemplo (el sonido que se escuchará es bastante suave y está a bajo volumen...no implica ningún riesgo para el oyente):




(esta muestra sonora refleja un tinnitus más complejo, con varias melodías a la vez, estando localizadas la mayoría  de ellas (sonidos tipo órgano, melódica y violoncelo) en el oído derecho; y existiendo un sonido constante (como despegue de avión) en ambos oídos, siendo sin embargo, más intenso y notorio en el izquierdo. Para escuchar otros ejemplos de esos registros ingresar aquí.)

Como este aumento de su intensidad es más notorio durante la noche, lo que hago es otra vez, concentrarme en él, prestarle atención, reconociendo nuevamente sonidos que antes he escuchado, o uno que otro nuevo que pueda estar presente; luego poco a poco me dejo llevar y termino durmiéndome o  a veces derivando mi atención mental hacia otro asunto.

A partir de esta experiencia, considero importante resaltar aquí el hecho de que muchos de los sonidos del tinnitus que parecen ruidos constantes y que no cambian, si uno los escuchara con detenimiento se daría cuenta que sí lo hacen en algún momento, y que al hacerlo dibujan una secuencia melódica y rítmica que adquiere una marcada forma musical. El ruido además, por sí solo, puede concebirse como un elemento musical, puede ser enmarcado dentro de un contexto musical, o al menos ser considerado como un ingrediente que favorezca la percepción de otros sonidos musicales, a la manera de una resonancia estocástica.

Y bueno, uno podría preguntarse: ¿y de qué me sirve sentir el tinnitus como música?…pues les diría que al percibirlo como música nos facilita su aceptación y nos permite cambiar la carga negativa que puede estar teniendo para nosotros. También podría uno pensar: ¿de qué me vale percibirlo como música si igual su intensidad me perturba?… pues creo que aquí una vez más, depende de cómo uno se relacione con el sonido, viéndolo como algo extraño, peligroso y ajeno a uno, o bien como algo que es parte de nuestra esencia como seres vivos.

Es esperable por ejemplo que para una persona le resulte muy molestoso algún ruido proveniente de la casa de un vecino con el que no se lleva muy bien, mientras que el mismo ruido pero proveniente de la casa de otro vecino al que aprecia mucho, le sea perfectamente tolerable.

Depende enormemente de cómo nos relacionamos con ese sonido para vernos afectados o no por él. Es algo que diversos especialistas en tinnitus también han afirmado y siguen sosteniendo. Han llegado a comprobar que no es tanto la intensidad del tinnitus como su significado, lo que llega a perturbar a las personas que lo padecen. Muchos de nosotros también ya lo sabemos pero nos resulta a veces difícil concebirlo en nuestro caso particular.

En base a lo vivido y narrado en este post, podría decir que es muy beneficioso el no rechazar al tinnitus sino más bien aceptarlo, prestarle atención, conocerlo, familiarizarse con él. No siendo esta aceptación en absoluto una resignación, y ni siquiera una habituación. El aceptar el tinnitus como algo natural y propio del organismo, puede hacer que cambie definitivamente el significado que tiene para nosotros. Al comienzo puede dar un poco de temor aquello de “prestarle más atención”, pues uno puede pensar y esperar que haciendo esto, la desesperación y la perturbación lleguen a aumentar aún más.  Sin embargo, yo he podido comprobar que al final sucede lo opuesto.

Hay además, personas que ya han comentado su experiencia a través de grupos o páginas en Facebook, en las que describen cómo es que han llegado a aceptar su acúfeno, no viéndolo como un enemigo. Algunos incluso se han valido de la meditación para poder acercarse o desensibilizarse ante la presencia de sus sonidos.

Yo ampliaría o agregaría a dichas experiencias, dos cosas. Primeramente, lo ya resaltado más arriba: el considerar el aspecto musical presente en tinnitus ofrece una vía muy rápida y efectiva para conectarse con él, pues a todas las personas nos gusta la música y somos sensibles a ella de una u otra manera. Para reconocerla dentro del tinnitus no es necesario ser músico, ni es tampoco requisito el saberla escribir en un pentagrama, basta únicamente con poder identificar de manera auditiva las características musicales que posee (melodía, ritmo, timbre, etc.) para así cambiar la perspectiva que tenemos de él. El descubrir la música en el tinnitus se convierte entonces en un gran facilitador. En segundo lugar: el acercamiento al tinnitus no necesariamente requiere de una preparación especial o de un momento determinado, sino que puede aprovecharse prácticamente cualquier circunstancia para prestarle atención, tal como fue en mi caso.

El haber yo abordado así el tinnitus, el haberlo comprendido y aceptado tal como es, ha hecho que ahora ya no espere ni busque que desaparezca, pues sé que debe estar allí, y que siempre va a estarlo, sea que lo perciba o no de manera consciente.

Esta posición puede resultar cuestionable o al menos controvertida, pues no conlleva ninguna cura para el tinnitus, pero en contraparte ofrece una perspectiva distinta de lo que debería ser para nosotros el o los sonidos del tinnitus, perspectiva que nos puede llevar de una situación desequilibrante y desquiciante a algo totalmente opuesto, a una experiencia enormemente tranquilizadora y proveedora de paz.

Esto no impide por supuesto que tratemos de evitar aquellos factores que pueden aumentar innecesariamente su intensidad, como el ruido, los medicamentos ototóxicos, etc. En mi caso, estos cuidados los he tenido presente más pensando en los efectos negativos que dichos factores podrían provocar sobre mi hiperacusia que sobre mi tinnitus.

Como quizá pueda ser esperable, el devenir con este tinnitus musical me llevó al poco tiempo, a plantearme varias interrogantes. A partir del descubrimiento de lo musical en él, apareció una fuerte inquietud por saber el por qué se manifestaba de esa manera musical y qué es lo podía estar significando. Inicié entonces un largo proceso de indagación por diferentes especialidades buscando explicaciones, pues intuía que esto iba más allá del campo de la medicina o la música, y que involucraba elementos que podían ser explicados desde otros ámbitos como la física, la filosofía e incluso la mística. No ha sido poco el tiempo que me ha tomado llegar a conclusiones claras, y recién para mediados del 2013 pude a elaborar una interpretación más o menos integradora de lo vivido con el tinnitus.

A partir de ese año me avoqué entonces a la empresa de plasmar en un libro mi experiencia con el tinnitus, así como también, lo encontrado y concluido tras mis indagaciones por otras disciplinas, tratando de mostrar con suficiente amplitud todos los aspectos involucrados e incluyendo también la respectiva sustentación a lo planteado allí*.

De él les puedo mencionar aquí dos conclusiones que para mí son importantes. Primero, que no es casual que el tinnitus se manifieste de manera musical; y segundo, que  tampoco es casual que en un momento determinado haya sentido ese regocijo repentino escuchándolos. Explicar y fundamentar ambas cosas aquí podría resultar muy extenso para el lector y algo limitante para mi también en cuanto al formato. Por eso la razón del libro.

Pero a manera de reflexión final les puedo decir que, como todos sabemos, la música es un agente comunicador y transformador, y si está presente en el tinnitus entonces lo hace también portador de esa función, la cual se puede aprovechar si se le concibe de esa manera. Yo no siento ahora, que sea una persona desdichada y con limitaciones debido a la presencia del tinnitus, sino más bien afortunada y privilegiada por ser capaz de acceder a esta experiencia sonora única.

Puede que a estas alturas, aquello resulte jalado de los pelos, risible o tal vez ofensivo para algunos. Sin embargo, aún siendo tan solo una interpretación o perspectiva personal, siempre tendrá para mi el carácter de verdadera, mientras no tenga una evidencia de lo contrario. Y es justamente ese carácter, lo que me ha permitido completar y afianzar mi reconciliación con el tinnitus, con mi tinnitus musical; y es también lo que me ha animado a compartirlo en este blog, esperando le pueda servir a alguien más.



* El libro ya se encuentra publicado en la plataforma de Amazon como libro digital (para conocerlo ingresar aquí).

martes, 22 de marzo de 2016

| | 0 comentarios | Read More

Crónica de una mejoría en la Hiperacusia – 2/2




















Esta es la segunda parte de la crónica (ver la primera aquí), que incluye al final unas reflexiones sobre lo experimentado:

- En Setiembre (2015) con algo de dudas me lancé a llevar un curso online dictado en inglés. Era la segunda vez que intentaba hacer algo por el estilo. La primera fue el año anterior (2014) cuando me inscribí como alumno libre en otro curso, pero debido a que el audio de los videos me comenzó a generar molestias en los oídos (a pesar de escucharlos a bajo volumen), no pude ir al ritmo de las clases y al final abandoné el cronograma y continué revisando las clases independientemente por mi cuenta. En este segundo curso, que era pagado, sí estaba obligado a terminarlo en un plazo máximo, y además rendir y aprobar los exámenes si es que quería obtener el certificado. Sin embargo y felizmente, ya no tuve ese problema con los audios, y pude ver y escuchar los videos sin sentir ningún malestar, e incluso repetir varias veces algunos pasajes que no eran muy claros. El curso lo terminé en Enero del siguiente año (2016), aprobando todos los exámenes y obteniendo mi certificado.

- El 24 Diciembre, en la celebración de Navidad, me colocaba como de costumbre mis tapones y mis orejeras poco antes de la medianoche, con el fin de estar preparado para el momento en que comenzaran los fuegos artificiales. Sin embargo el nivel de ruido lo sentí bastante más tolerable que en años anteriores.

- El 31 de Diciembre en la noche, a vísperas de la llegada del Año Nuevo, nuevamente la sensación fue similar, el ruido no lo sentí tan fuerte como antes. Ya pasada la media noche, y habiendo bajado un poco el ruido de los fuegos artificiales, me saqué las orejeras y me animé a tocar el bouzouki (un instrumento de cuerda griego) que hacía mucho tiempo no tocaba debido a la gran resonancia que tiene. Pude tocarlo durante buen rato sin sentir ninguna molestia, lo cual reflejaba una mejor resistencia de mis oídos a la vibración de las cuerdas, considerando que se trataba de este instrumento y de que lo estaba haciendo sin orejeras.

- En Enero del 2016, decidí hacer un cambio en las dos ventanas posteriores de mi dormitorio, que permanecían selladas desde hacía varios años, para evitar que ingresara el ruido proveniente de una avenida principal que estaba cerca. Tenía otra ventana en la parte delantera del dormitorio, que me ofrecía ventilación. Sin embargo, le quité la protección a una de las ventanas posteriores y comencé a dejarla un poco abierta todos los días, cerrándola de noche al acostarme. Conforme pasaron los meses, y como vi que me había acostumbrado al nivel de ruido que  estaba ingresando, fui abriéndola cada vez un poquito más, hasta tenerla a un tercio de su abertura total.

- En el mes de Febrero, mis hermanos y yo decidimos realizar una reunión especial por el cumpleaños de nuestro papá. La reunión se llevó a cabo y en ella incluso me animé a tocar la guitarra acompañando a una sobrina que le iba a dedicar una canción. La reunión terminó en fiesta y hubo música a volumen  bastante alto. Teniendo mis tapones y orejeras colocados, traté de mantenerme en todo momento fuera del ambiente donde estaba el equipo de sonido. Sin embargo, a la medianoche, cuando entró en escena un conjunto musical que llegó para dar una serenata y animar la fiesta, el sonido fue extremadamente alto. A pesar de estar en la terraza (patio exterior de la casa) el sonido resultaba tan estridente que me comenzaron a doler los oídos, a pesar de llevar puestos los tapones y las orejeras. Lo soporté durante un buen rato (casi cerca de una hora), y luego tuve que irme a uno de los dormitorios de la casa para esquivar semejante ruido. Ahí pasé el resto de la reunión hasta las 3am, hora en que me retiré a mi casa. Yo esperaba lo peor, es decir, que en las siguientes dos o tres semana el dolor de oídos fuera constante, y que además apareciera la migraña de costumbre y la sensibilidad auditiva se acentuara. Sin embargo, el dolor a los oídos continuó solo durante el día siguiente, y luego desapareció. No sentí aumento de la sensibilidad, ni la presencia de migraña. Realmente fue algo inesperado.

- Dos semanas después, en el mismo mes de Febrero, asistí a la celebración de un cumpleaños de un familiar muy querido, donde pensé que todo iba a ser muy tranquilo, pero me equivoqué. La reunión estuvo animada con un potente equipo y unos parlantes enormes que estaban dirigidos directamente hacia las mesas donde estaban ubicados los invitados. Nuevamente aquí tuve que permanecer con tapones y orejeras, pero aún con todo el sonido de la música resultaba muy fuerte. Estuve entrando y saliendo constantemente de la zona de los invitados, y permaneciendo durante varios momentos algo prolongados en otros ambientes más lejanos del local. A la hora de retirarme, lo hice sin tener ninguna molestia, la que tampoco apareció al día siguiente, ni en los días posteriores. 

- En los primeros días de Marzo, me animé a quitar la protección de la segunda ventana posterior de mi dormitorio, y la comencé a mantener en un tercio de su abertura total, y la otra ventana posterior a casi la mitad. Este mayor ingreso de ruido ambiental externo tampoco me ha causado molestias a los oídos hasta fecha.


Es probable que la rapidez con la que se ha venido produciendo mi recuperación en todos estos últimos meses, tras estar expuesto a diversos eventos ruidosos, como los ocurridos durante la asistencia a instituto de yoga o a las sesiones dentales, se haya visto determinada o favorecida por la práctica justamente del yoga y la meditación, así como del reiki, disciplinas que aún continuo practicando en la actualidad de manera individual, hasta poder retomar las clases grupales para avanzar a un siguiente nivel. Un testimonio acerca del efecto benéfico de la meditación y el reiki sobre la hiperacusia, se puede leer aquí.

Quizá también esta mejoría puede haberse debido al hecho de haber comenzado a realizar más actividades públicas y en grupo, tal como sucedió también con Begoña Martín, quien narra su experiencia en este en este enlaceRecuerdo que cuando recibí la invitación para viajar en avión dudé mucho y estuve a punto de rechazarla, pero justo en esos días vi una película ("Joueuse"), en cuyo dialogo final uno de los personajes le decía al otro: “cuando tomas un riesgo puedes perder...Cuando no tomas ningún riesgo, siempre perderás”. Esta frase me hizo reflexionar, y entonces acepté la invitación.

Finalmente creo que ha sido determinante el hecho de haber avanzado continuamente en el enriquecimiento sonoro dentro de mi casa, es decir a dejar ingresar cada vez más sonidos ambientales externos, como lo hice con las ventanas de mi dormitorio por ejemplo, y además el utilizar tapones auditivos cada vez más suaves (menos herméticos) y pequeños, tanto dentro como fuera de la casa.

En general, me doy cuenta que ahora cualquier malestar producido por algún ruido intenso, rápidamente desaparece, tardando a lo más un día en hacerlo…a veces incluso solo horas.

A pesar de que aún tengo camino por recorrer hasta llegar a una recuperación más óptima, estoy confiado en que dentro de poco podré reinsertarme a la actividad laboral y social, al menos de forma parcial, y que en un mediano plazo podré inclusive estar realizando alguna que otra presentación musical de manera pública.

Sigo utilizando los tapones continuamente, y de vez en cuando las orejeras, para evitar tener alguna recaída seria, sobre todo tratándose de Lima, una ciudad muy ruidosa, y donde no existe mucha conciencia aún en la población de lo dañino que pueden ser los sonidos intensos. Estos factores ambientales y la imposibilidad de acceder a algún tratamiento guiado por un especialista, han contribuido definitivamente a que mi recuperación venga tomando tanto tiempo, pero aún con todo, el oído me está demostrando que a la larga sí se recupera.


El tinnitus que siempre acompañó a mi hiperacusia, y en casi igual grado de severidad, tuvo un desarrollo distinto, siendo también favorable pero en un sentido diferente, y por lo mismo, en un período mucho más corto. Próximamente les comentaré a qué se debió.



Enlaces relacionados:

.

Recomendación General

Se recomienda al lector consultar con un médico especialista antes de iniciar o suspender cualquier acción a partir de la información encontrada en este blog, ya que esta, si bien busca ser siempre exacta y correcta, es proporcionada básicamente con fines informativos y referenciales. De igual forma, las sugerencias y recomendaciones presentadas aquí, y que son emitidas a partir de la experiencia personal del autor, deberán ser evaluadas a la luz de cada caso particular para determinar la conveniencia o no de su seguimiento.


Perfil


NOMBRE: JULIO

ACTIVIDAD: MUSICO / PRODUCTOR

LUGAR: LIMA-PERU


Artículos más leídos